Preparando el disco duro externo

Antes de realizar la instalación dentro de la propia Raspberry Pi, vamos a parar un momento en planificar lo que vamos a instalar y sobre todo donde vamos a dejar los ficheros.

En nuestra Raspberry pi vamos a tener una tarjeta SD con una cantidad limitada de capacidad, en mi caso 8Gb. Este tamaño es mas que suficiente para soportar todo el sistema, pero no para alojar los contenidos, salvo, por ejemplo, una página web.

Para otro tipo de ficheros, ya sean Peliculas, ficheros descargados desde torrent o bien los que alojemos en nuestra nube personal es mejor disponer de un dispositivo de almacenamiento externo como un disco duro usb o un pendrive de gran capacidad.

Si es un disco duro, opción mas que recomendable, a ser posible es mejor utilizar un disco duro pensado para un NAS o similar, es decir, un WD Red o algo así. Es un poco mas caro, pero nos asegura una durabilidad mayor. O directamente un NAS o un disco de red tipo MyBook Live, que ya están preparados para permanecer mucho tiempo encendidos.

En mi caso he utilizado un disco de 2’5 que tenia por ahi que ya estaba fallando. No creo que dure mucho, pero mientras aguante ahí estará.

Pero bueno, vamos al grano.

Tenemos dos opciones. Una, que nuestro soporte de almacenamiento contenga ya ficheros que no queramos eliminar, en ese caso el disco estará en formato NTFS casi con total seguridad. La otra opción es que tengamos un disco duro nuevo o que podamos vaciar, en cuyo caso la mejor opción es formatearlo como EXT4, formato que nuestra Raspberry Pi soporta mucho mejor y que supone menos carga para la pequeña CPU que incorpora.

La forma mas sencilla de convertir el disco a EXT4 desde Windows es utilizar algún programa de particionado. AOMEI Partition Assistant tiene una versión gratuita y funciona perfectamente en cualquier versión de Windows.

Si por el contrario queremos formatear el disco duro desde nuestra Raspberry Pi, debemos hacerlo con el comando siguiente:

sudo mkfs.ext4 /dev/sda1

Asumiendo que nuestra unidad USB esta montada en el dispositivo SDA1.

Una vez solucionado y elegido el formato de almacenamiento, debemos pensar en la estructura de carpetas de nuestro disco.

Yo, particularmente, lo voy a dividir en lo siguiente:

Raiz
|- OwnCloud
|- XMBC
|----- Series
|----- Peliculas
|- Transmission
|----- Nuevos
|----- Descargando
|----- Finalizados

Es decir, una carpeta especifica para cada aplicación y las subcarpetas necesarias para cada una. ¿Por qué así?. Básicamente por Owncloud. Esta aplicación tiene la capacidad de incluir carpetas externas a la propia y de compartirlas con los usuarios. De esta forma, podemos añadir la carpeta XBMC y tener acceso a nuestros ficheros audiovisuales desde Owncloud y también la carpeta Transmission y poder manejar los torrent desde Owncloud, moviendolos a las carpetas de XBMC desde cualquier lugar y así tener disponibles nuestras descargas una vez estemos en casa.

Esto es algo personal mio, pero doy ideas de como puede quedar.

En la próxima entrada, comenzaremos ya con la instalación de Raspbmc desde la Pi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *